I moved from broken to beautiful, and you can too. I’ve endured many challenges and trials in my lifetime and have experienced fear, anger, discouragement, depression, and at times even despair. I struggled to forgive God and those who hurt me. I understand those emotions. Through those difficulties, God gave me a compassion for people and a desire to help others move from broken to beautiful.

No Christmas Family Reunion for Me

No Christmas Family Reunion for Me

“I don’t want to go to the Christmas family reunion, Ms. Ortega,” Julia told me in my counseling office. ...

Read More

Ninguna Reunión de Familia para Mí

Ninguna Reunión de Familia para Mí

“No quiero ir a la reunión de familia, Srta. Ortega,” Julia me dijo en mi oficina de consejera. Las ...

Read More

When Christmas Is Hard

When Christmas Is Hard

Have you lost a loved one or been through a divorce? Have you faced a major move or the ...

Read More

How Quiet Is Your Life?

How Quiet Is Your Life?

Psalm 23:2b: “He leads me beside quiet waters.” “December is already here,” Ann said. I need to decorate the house, ...

Read More

¿Qué Tranquila Es Tu Vida?

¿Qué Tranquila Es Tu Vida?

Salmo 23:2b: “Junto a tranquilas aguas me conduce.” “Ya está aquí el mes de diciembre,” Ana dijo. “Necesito decorar la ...

Read More

Category Archives: Cada uno

Dones a Cada Uno

Four Red Gift Boxes 1 Corintios 12:7: “A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás.”

“No puedo servir en la iglesia. No tengo ningunos dones.” ¿Has dicho eso antes?

¿Qué dice la palabra de Dios? Según este versículo, “cada uno” ha recibido una manifestación. No dice “algunos” o “unos pocos escogidos.”

No solamente hemos recibido una manifestación, debemos usarla “para el bien de los demás.”

“Soy demasiado viejo. He servido bastante tiempo. Los más jóvenes pueden hacerlo.” ¿Has dicho eso o has oído eso antes? Yo sí lo he oído.

¡Qué raro que Dios no dice que debemos servir por un rato y entonces jubilarnos. La Biblia no menciona que servimos solamente hasta cierta edad.

Tal vez no podamos enseñar la Biblia como Beth Moore, pero eso no quiere decir que no podemos servir. Cuando yo miro por la iglesia el domingo por la mañana, veo a los voluntarios que quieren y cuidan a los bebés en el cuarto de los niños; a los que preparan el café, el agua caliente para el té, y las donas; a los que están cerca de la puerta para saludar a la gente; los hombres y las mujeres en las varias mesas de ministerio, como el ministerio de las mujeres y el ministerio militar; a los ujieres que dan el boletín de la iglesia a la gente y que recogen la colección; a los que cuidan el sonido y la luz; la orquesta; el coro; el departamiento del drama; y la lista continúa.

Versículos cuatro y cinco en 1 Corintios dicen, “Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor.”

Quizás has pecado en el pasado y piensas que no eres bastante bueno para servir. Dios te quiere. Dios te perdona, quiere que sirvas, y te da otra oportunidad. Todos somos pecadores que Dios ha perdonado.

Al considerer cuál será tu don, hazte unas preguntas. ¿Qué te trae alegría? ¿Qué te da energía? ¿Cómo puedes bendecir a los demás? ¿Cómo puedes demostrar el amor de Dios para su iglesia?

Amado Dios, enséñame el don que me has dado. Amén.

Aplicación: ¿Cómo servirás “para el bien de los demás” esta semana?

Derecho de propiedad literaria © por Yvonne Ortega el 6 de marzo de 2013