I moved from broken to beautiful, and you can too. I’ve endured many challenges and trials in my lifetime and have experienced fear, anger, discouragement, depression, and at times even despair. I struggled to forgive God and those who hurt me. I understand those emotions. Through those difficulties, God gave me a compassion for people and a desire to help others move from broken to beautiful.

When Was the Last Time You Gave Thanks?

When Was the Last Time You Gave Thanks?

Psalm 95:2: “Let us come before him with thanksgiving and extol him with music and song.” I go to ...

Read More

¿Cuándo Fue la Ultima Vez que Diste Gracias?

¿Cuándo Fue la Ultima Vez que Diste Gracias?

Salmo 95:2: “Lleguemos ante él con acción de gracias,
aclamémoslo con cánticos.” Voy a Dios con todos mis apuros. ¿y tú? ...

Read More

Help! I Need Peace!

Help! I Need Peace!

Psalm 29:11: “The LORD blesses his people with peace.” “The pianist has to work Saturday and can’t play for the ...

Read More

¡Ayúdame! Necesito La Paz!

¡Ayúdame! Necesito La Paz!

Salmo 29:11: “El Señor bendice a su pueblo con la paz.” “El pianista tiene que trabajar este sábado y no ...

Read More

Are You Suffering Right Now?

Are You Suffering Right Now?

Exodus 3:7: “I have indeed seen the misery of my people in Egypt. I have heard their crying out ...

Read More

Category Archives: Comunión unos con otros

Un Espíritu Renovado y un Corazón Renovado

Young Woman Standing with Arms Stretched Out Ezequiel 11:19: “Yo les daré un corazón íntegro, y pondré en ellos un espíritu renovado. Les arrancaré el corazón de piedra que ahora tienen, y pondré en ellos un corazón de carne.”

Narcisos de color amarillo brillante oscilan en mi yarda de enfrente y por todas partes de la región. Los cornejos han germinado y forman un arco de flores de color rosado y blanco en la carretera. Todo se parece nuevo y bello. La región se ha vuelto a la vida después de un invierno frío y sombrío.

Nosotros también podemos volvernos a la vida. Podemos parecernos nuevos y bellos porque Dios trabaja en nostros por Jesucristo.

En ese trabajo, Dios nos da “un corazón íntegro.” Cuando tenemos un corazón íntegro, ponemos a Dios primero en nuestras vidas. No somos divididos entre el camino del mundo y el camino del Señor. La decisión de escoger el comportamiento pío en vez del impío se hace más fácil, porque queremos a Dios y queremos servirlo.

Ese espíritu renovado es el Espíritu Santo. Cuando invitamos a Jesucristo en nuestras vidas, el Espíritu Santo vive dentro de nostros. Podemos apagar el Espíritu Santo por complacencia, componenda, o condenación de sí mismo o de otros. Por otra parte, nuestros pensamientos, nuestras palabras, y nuestras acciones pueden avivar el fuego del espíritu renovado por la oración diaria y el estudio bíblico, la comunión unos con otros, y la confesión de nuestros pecados directamente a Dios, nuestro Padre celestial.

Dios también dice que nos arrancará “el corazón de piedra.” Al corazón de piedra le faltan la compasión y la bondad por sí mismo y por otros. El corazón de piedra guarda rencor y deja escapar el veneno de amargura, ira, y la falta de perdón. Una persona con un corazón de piedra pueda asistir a la iglesia el domingo, pero es la única cosa que la persona hace para reconocer a Dios y a otras personas.

Después de que Dios arranque el corazón de piedra, nos pondrá en nosotros “un corazón de carne.” Ese corazón está vivo con amor para Dios y compasión para los demás. Un corazón de carne lata por Dios y sus hijos y ora por los que no viven por Dios.

Amado Dios, por favor, dame un corazón íntegro. Amén.

Aplicación: ¿Qué harás esta semana para mostrar que tienes un corazón de carne?

Derecho de propiedad literaria © por Yvonne Ortega el 18 de marzo de 2013

A La Luz de Su Presencia

Sky at Sunset

  Salmo 89:15: “Dichosos los que saben aclamarte, Señor,
y caminan a la luz de tu presencia”  Ser dichosos quiere decir ser disfrutados del favor divino, felices, o contentos. Yo quiero ser dichosa, ¿y tú? No quiero rechazar el favor de Dios. Tú tampoco, probablemente. Si aclamamos a Dios, somos dichosos. Aclamarlo quiere decir que loContinue Reading