I moved from broken to beautiful, and you can too. I’ve endured many challenges and trials in my lifetime and have experienced fear, anger, discouragement, depression, and at times even despair. I struggled to forgive God and those who hurt me. I understand those emotions. Through those difficulties, God gave me a compassion for people and a desire to help others move from broken to beautiful.

How Will You Ever Get Done?

How Will You Ever Get Done?

Have you ever felt overwhelmed? Yesterday afternoon I thought about four major projects I need to finish in addition ...

Read More

Click to download for use in print media

¿Cómo Vas a Terminar?

¿Te has sentido abrumada alguna vez? Ayer por la tarde pensé de cuatro proyectos mayores que necesito terminar además ...

Read More

The Process of Gaining Their Rightful Place

We’ve heard the phrase, “I Have a Dream,” many times. Today let’s take a look at part of Martin ...

Read More

How Could I Do That?

How Could I Do That?

Henry, a man in his 40s, sat in my office and hung his head. “How could I have sex ...

Read More

¿Cómo Pude Hacer Eso?

¿Cómo Pude Hacer Eso?

Enrique, un hombre de unos 40 años, se sentó en mi oficina y agachó la cabeza. “¿Cómo pude tener ...

Read More

Category Archives: Dichosos

A La Luz de Su Presencia

 

Sky at SunsetSalmo 89:15: “Dichosos los que saben aclamarte, Señor,
y caminan a la luz de tu presencia”

 Ser dichosos quiere decir ser disfrutados del favor divino, felices, o contentos. Yo quiero ser dichosa, ¿y tú? No quiero rechazar el favor de Dios. Tú tampoco, probablemente.

Si aclamamos a Dios, somos dichosos. Aclamarlo quiere decir que lo aplaudimos o le damos la bienvenida con sonidos o gritos de aprobación y alegría. Puede ser que piensas, “Ay Yvonne, no seas fanática. No esperes que yo aplauda o grite por alegría por el Señor, verdad?”

Siéntate conmigo en un partido de fútbol americano, un partido de fútbol, o unas carreras de carros. Filmaré la reacción de los espectadores incluyendo la tuya y te enseñaré el video después. Entonces, tú misma, contesta esa pregunta sobre el aclamar a Dios.

Para ser dichosos, también caminaremos a la luz de la presencia de Dios. Si caminemos en la luz, evitamos la oscuridad del pecado con todas sus consecuencias. Buscamos a Dios. Lo obedecemos porque sabemos que “las excepciones” a nuestra obedencia traen angustia.

Cuando nos despertamos a la música de alabanza y de adoración en vez del despertador, podemos empezar el día en la luz de la presencia del Señor.

Al leer nuestra Biblia cada mañana, también podemos caminar a la luz de su presencia. Hace muchos años, firmé una prenda de ser parte del club de BBB— la Biblia Antes del Desayuno/the Bible Before Breakfast. La costumbre de leer la Biblia antes del desayuno me pone en la luz de la presencia del Señor tan pronto que me levanto.

Otra manera en que demostramos nuestro camino a la luz de la presencia del Señor es que tenemos comunión unos con otros. Esperamos con placer anticipado ir a la iglesia y a las actividades de la iglesia. Asistir a la iglesia no es nada que no nos gusta.

Amado Dios, el deseo de mi corazón es ser dichoso. Amén.

Aplicación: ¿Cómo aclamarás al Señor y caminarás a la luz de su presencia esta semana?

Derecho de propiedad literaria © por Yvonne Ortega el 25 de febrero de 2013