I moved from broken to beautiful, and you can too. I’ve endured many challenges and trials in my lifetime and have experienced fear, anger, discouragement, depression, and at times even despair. I struggled to forgive God and those who hurt me. I understand those emotions. Through those difficulties, God gave me a compassion for people and a desire to help others move from broken to beautiful.

Are You Looking Straight Ahead?

Are You Looking Straight Ahead?

Proverbs 4:25: “Let your eyes look straight ahead, fix your gaze directly before you.” Have you set goals for the ...

Read More

¿Pones la Mirada en Lo Que Tienes Delante?

¿Pones la Mirada en Lo Que Tienes Delante?

Proverbios 4:25: “Pon la mirada en lo que tienes delante;
fija la vista en lo que está frente a ti.” ¿Has ...

Read More

Have the Troubles of Your Heart Multiplied?

Have the Troubles of Your Heart Multiplied?

Psalm 25:17: “The troubles of my heart have multiplied; free me from my anguish.” A woman confided that she struggles ...

Read More

¿Crecen Las Angustias de Tu Corazón?

¿Crecen Las Angustias de Tu Corazón?

Salmos 25:17: “Crecen las angustias de mi corazón;
líbrame de mis tribulaciones.” Una mujer se confió en mí que lucha con ...

Read More

When Life Gets Tough

When Life Gets Tough

Matthew 11:28: “Come to me, all you who are weary and burdened, and I will give you rest.”  Financial problems, a ...

Read More

Category Archives: El amor de Dios

Dones a Cada Uno

Four Red Gift Boxes 1 Corintios 12:7: “A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás.”

“No puedo servir en la iglesia. No tengo ningunos dones.” ¿Has dicho eso antes?

¿Qué dice la palabra de Dios? Según este versículo, “cada uno” ha recibido una manifestación. No dice “algunos” o “unos pocos escogidos.”

No solamente hemos recibido una manifestación, debemos usarla “para el bien de los demás.”

“Soy demasiado viejo. He servido bastante tiempo. Los más jóvenes pueden hacerlo.” ¿Has dicho eso o has oído eso antes? Yo sí lo he oído.

¡Qué raro que Dios no dice que debemos servir por un rato y entonces jubilarnos. La Biblia no menciona que servimos solamente hasta cierta edad.

Tal vez no podamos enseñar la Biblia como Beth Moore, pero eso no quiere decir que no podemos servir. Cuando yo miro por la iglesia el domingo por la mañana, veo a los voluntarios que quieren y cuidan a los bebés en el cuarto de los niños; a los que preparan el café, el agua caliente para el té, y las donas; a los que están cerca de la puerta para saludar a la gente; los hombres y las mujeres en las varias mesas de ministerio, como el ministerio de las mujeres y el ministerio militar; a los ujieres que dan el boletín de la iglesia a la gente y que recogen la colección; a los que cuidan el sonido y la luz; la orquesta; el coro; el departamiento del drama; y la lista continúa.

Versículos cuatro y cinco en 1 Corintios dicen, “Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor.”

Quizás has pecado en el pasado y piensas que no eres bastante bueno para servir. Dios te quiere. Dios te perdona, quiere que sirvas, y te da otra oportunidad. Todos somos pecadores que Dios ha perdonado.

Al considerer cuál será tu don, hazte unas preguntas. ¿Qué te trae alegría? ¿Qué te da energía? ¿Cómo puedes bendecir a los demás? ¿Cómo puedes demostrar el amor de Dios para su iglesia?

Amado Dios, enséñame el don que me has dado. Amén.

Aplicación: ¿Cómo servirás “para el bien de los demás” esta semana?

Derecho de propiedad literaria © por Yvonne Ortega el 6 de marzo de 2013

Su Amor Permanece Firme

Heart image copy

Salmo 89:2: “Declararé que tu amor permanece firme para siempre,
que has afirmado en el cielo tu fidelidad.” Casi todos hemos oído la expresión, “Puppy love.” Referimos al apasionamento como una persona que está perdida por otra. Ese amor es las emociones románticas que las personas jóvenes en su niñez o en su adolescencia sienten. ElContinue Reading

¿A Qué Te Aferras?

Woman Holding Bible

Salmo 63:8: “Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene.” ¿’Te ha llamado el hospital para hacer una cita?” la recepcionista de la clínica local me preguntó por teléfono. Mi corazón lató más fuerte. Las manos se me pusieron húmedas. “No, por qué deben llamarme?” Tu mamografía no salió clara, y queremosContinue Reading