Heart image copy Salmo 89:2: “Declararé que tu amor permanece firme para siempre,
que has afirmado en el cielo tu fidelidad.”

Casi todos hemos oído la expresión, “Puppy love.” Referimos al apasionamento como una persona que está perdida por otra. Ese amor es las emociones románticas que las personas jóvenes en su niñez o en su adolescencia sienten.

El amor de Dios para nosotros no es “puppy love” o una situación en que Dios está perdido por nosotros. No es un amor temporáneo, pero uno que tiene una fundación y es eterno. Como el Salmo 89:2 dice, “[su] amor permanence firme para siempre.”

Aunque Dios nos conoce con todas nuestras abilidades y debilidades, su amor continua a permanecer firme para siempre. Su amor por nosotros no se centra en fantasías y ensueños pero se mantiene firme en la realidad. Nos conoce como nadie más puede o nos conocerá.

Quizás seamos infieles a Dios, pero él siempre es fiel a nosotros. Quizás soltemos la mano de Dios o le volvamos la espalda, pero él nunca nos suelta la mano o nos vuelve la espalda. Nos espera, y nos trata de persuadir.

No podemos trabajar para ganar el amor de Dios. Ha afirmado su fidelidad en el cielo y no depende en nuestras obras buenas. No es como nuestro amor. El amor de Dios es puro, santo, perfecto, eterno, y fiel.

Amado Dios, ayúdame a entender tu amor y tu fidelidad. Amén.

Aplicación: ¿Cuándo esta semana aceptarás el amor de Dios y su fidelidad y le darás gracias por las dos cosas?

Derecho de propiedad literaria © por Yvonne Ortega el 20 de febrero de 2013

Get your FREE PDF

Get your FREE PDF

Receive a free pdf of 5 Steps in Moving from Broken to Beautiful when you sign up for Yvonne’s free newsletter

You have Successfully Subscribed!